Patti Smith

La otra noche, varios factores contribuyeron a que experimentara durante unos generosos segundos (¡tal vez un minuto!) una sensación de genuina y profunda emoción que me puso casi al borde de un llanto catártico al ver a Patti Smith salir al escenario a escasos metros de mí. Nunca había presenciado así, con la guardia baja, el proceso de la conversión del icono en carne, carne viva y añeja, para mayor emoción.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 43 seguidores

%d personas les gusta esto: