Encabalgamiento

Un pura sangre salta entre los versos de un poema, fracturando ideas y palabras.  Uno de los encabalgamientos  más radicales de la poesía escrita en castellano es el que aparece en la magnífica Oda a la vida retirada, versión hispánica del tópico clásico  “beatus ille” de Fray Luis de León:

Y mientras miserable-
mente se están los otros abrasando
con sed insacïable
del peligroso mando
tendido yo a la sombra esté cantando.

Conviene rescatar del olvido -esa plaga  del uso cotidiano de la lengua- que el adverbio acabado en “-mente” es un fósil del sustantivo “mente”  con adjetivo. En su sentido más puro -poético-  no es el modo automático en el que se hace algo, sino la mente -la inclinación del espíritu- que se tiene al hacerlo. El  que se abrasa “con sed insaciable del poderoso mando”, recalca Fray Luis con este encabalgamiento, lo hace con una mente miserable.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: