Lumière de ma vie

Yo disfrutaba leyendo en mi mundo de ensueño, pero no fueron las palabras -ni la música- las que abrieron la puerta que hay en mí hacia lo inasible:  fue la luz de algunas tardes de verano, que entraba por la ventana tocando todas las cosas. Esa luz, en toda su dimensión física, se volvió símbolo de lo invisible. ¿Es así como se fraguan las metáforas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: