El lugar Trieste

Lugar muy valorado en nuestra imaginación en el que nuestro ser amado  goza, se relaciona y vive experiencias que nosotros no podemos presenciar ni compartir por motivos de salud, trabajo u otros compromisos. Los relatos de lo vivido son siempre necesariamente sesgados, seleccionados e incompletos, por lo que suplimos las misteriosas lagunas con imágenes forjadas con nuestra personal paleta de miedos y deseos. Siempre hay un Trieste real y un Trieste imaginario.

El protagonista de À la recherche… es experto en Triestes imaginarios:

Era de Trieste, de aquel mundo desconocido donde yo sentía que gozaba Albertine, donde estaban sus recuerdos, sus amores de infancia, de donde emanaba aquella atmósfera hostil, inexplicable, como la que subía en otro tiempo hasta mi cuarto de Combray desde el comedor donde oía hablar y reír con los extranjeros, entre el ruido de los tenedores, a mamá, que no subiría a darme las buenas noches; como la que llenaba para Swann las casas donde Odette iba a buscar por la noche inconcebibles goces.

Marcel Proust, En busca del tiempo perdido, “Sodoma y Gomorra”, 1919-27

Una respuesta a El lugar Trieste

  1. Howard Beale dice:

    There’s a disease
    Going ‘round the hospital
    Green, green leaves
    Falling from the trees

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: