La locura de Hugo van der Goes

Hugo van der Goes se retira de la vida pública en la cumbre de su carrera como pintor para pasar los últimos años de su vida en un monasterio, asediado por una incurable depresión y ataques de melancolía que culminan en un intento de suicidio y su muerte en 1482.

De sus obras me gusta especialmente su representación de la Caída de Adán y Eva en el Edén. Hay algo deconcertante en ese cielo azul con magic hour, en el gesto del reptil pseudo-humano (Lilith y Satán se confunden a menudo en la representación de la serpiente) y en la fibrosa delgadez del brazo estirado de Eva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: