Argonauta ilusorio de un país presentido

FINAL

Yo fui el bravo piloto de mi bajel de ensueño:

argonauta ilusorio de un país presentido,

de alguna isla dorada de quimera o de sueño

oculta entre las sombras de lo desconocido…

Acaso un cargamento magnífico encerraba

en su cala mi barco, ni pregunté siquiera;

absorta mi pupila las tinieblas sondaba

y hasta hube de olvidarme de clavar la bandera…

Y llegó el viento Norte, desapacible y rudo;

el vigoroso esfuerzo de mi brazo desnudo

logró tener un punto la fuerza del turbión;

para lograr el triunfo luché desesperado,

y cuando ya mi brazo desfallecía, cansado,

una mano, en la noche, me arrebató el timón…

Tomás Morales, “Poemas del Mar”. Libro I. Las Rosas de Hércules, 1922.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: