Correspondencias

Es la Naturaleza templo donde vivos pilares

Dejan salir a veces palabras confusas;

Pasa el hombre a través de los bosques de símbolos,

Que lo observan con familiares ojos.

Como largos ecos que a lo lejos se funden

En tenebrosa y profunda unidad

Vasta como la noche y  como la claridad,

Se responden perfumes, sonidos y colores.

(…)

Charles Baudelaire, Las Flores del Mal, 1861.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: