Ser o no ser

La buena conversación  a veces puede llevarnos a la sorpresa de descubrir ideas brillantes enunciadas en la espontaneidad del habla. Entonces  uno cree que tal vez tendría que callarse y ponerse a escribir o algo, porque por la boca se le están escapando todas esas ideas regaladas a la inmediatez de la oralidad. Pero  luego ni se calla ni se escribe, porque acaso tan sólo se tenga el alegre e intrascendente talento de ser un leve generador de ideas, apreciaciones, juicios o vani disegni aniquilados por el viento y no el talento  de la dolorosa consagración.

Susan Sontag poseía estos dos talentos por igual porque, además de estar constantemente hablando y opinando sobre todo lo que leía, escuchaba o veía, tenía la voluntad inquebrantable de convertirse en escritora. Sabemos  esto por sus diarios -ese magnífico subgénero de la vida hecha palabra-  en los que observamos sus constantes recriminaciones  por hablar demasiado, como si todo lo que saliera de su boca fueran perlas perdidas, robadas a la mente:

The leakage of talk. My mind is dribbling out through my mouth.            (06/01/1957)

(El escape del habla. La mente me gotea por la boca).

My mind eludes me. I have to surprise it from behind, in the act of talking.(20/2/58)

(Mi mente se me escapa. Tengo que cogerla por sorpresa, en el acto del habla).

I hardly think except when I’m talking. That’s why I talk so much.  And that’s why I don’t write. (21/01/1960)

(Apenas pienso, salvo cuando estoy hablando. Por eso hablo tanto. Y por eso no escribo).

Pero escribir no le resultaba fácil en absoluto, de hecho, vemos cómo se imponía la tarea de hacerlo, aunque fuera de cualquier cosa que se le pasara por la mente. El diario se convierte a menudo en un registro de actos, lecturas, películas,  propósitos, proyectos; otras veces brilla con la intensidad del análisis más profundo y honesto de su propio ser, pero  en ambos casos la escritura se manifiesta como una necesidad.

From now on I’m going to write every bloody thing that comes into my head. (06/01/1957)

(A partir de ahora voy a escribir cualquier cosa que se me pase por la mente).

El proceso creativo requiere la superación de una ansiedad inicial para que la obra se materialice:

Inspiration presents itself to me in the form of anxiety. (21/01/1960)

(La inspiración se me presenta en forma de ansiedad).

La ansiedad es la potencia de la que  casi todo el mundo huye, la latencia de algo que podría materializarse si se profundizara en ello,  si se dejara el tibio chapoteo tan cerca de la orilla.

Anuncios

2 respuestas a Ser o no ser

  1. francesca dice:

    Cuantas ideas se pierden, no solo por la boca.
    A menudo desearía tener una grabadora en la cabeza para registrar lo que pienso, y no olvidar lo importante.
    Gracias por tus comentarios
    Saludos

  2. Yo uso libretillas. Muchas gracias por la visita.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: