En torno al suicidio

Crepúsculo matutino 25 de enero (1918)

El suicida es el prisionero que ve levantar un patíbulo en el patio de la prisión, cree erróneamente que está destinado a él, se escapa esa noche de su celda, baja y se ahorca él mismo.

Franz Kafka, Cuadernos en octavo.

No me suelta este fragmento kafkiano -metáfora múltiple y devastadora- desde que lo leí hace unos meses. Encierra una oscura visión de la vida, que a su vez se funde con un estéril optimismo. Oscura visión porque la vida del suicida prisionero es la vida de cualquiera -al fin y al cabo todos somos suicidas en potencia-; estéril optimismo por el error en la anticipación de la catástrofe: el patíbulo es para otro.

Si el prisionero pudo escapar de su celda para ahorcarse, ¿por qué no decidió escapar para no ahorcarse, es decir, para vivir?

¿Tal vez porque vivir sería volver -voluntariamente, aunque sin escapatoria- a la celda del patíbulo?

2 respuestas a En torno al suicidio

  1. francesca dice:

    La ansiedad anticipatoria tiene que ver con la profecía autocumplida.
    Al anticipar el futuro acabamos construyendolo, llenamos ese vacío de interpretaciones catastróficas que acaban siendo ciertas.
    Saludos

  2. La profecía autocumplida, la forma más absurda de caer en las redes de esa invención que es el destino. Un tema muy interesante.

    Gracias por tus visitas.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: