La noche

¿Recuerdas aquellas noches de terror físico en la cama a oscuras -sin encender la lamparita por no poder moverte del miedo-, alumbrada por fantásticas pesadillas encadenadas, completamente despierta? Y luego todo se disipaba con la luz del día -menos mal- y esa lógica nocturna, autónoma y aplastante, se replegaba y se alejaba con todos sus arcanos. Hubo un tiempo cuando la noche y el día eran continentes distintos. ¿O lo siguen siendo todavía un poco?

Anuncios

5 respuestas a La noche

  1. francesca dice:

    Las recuerdo como si fuera hoy, las sombras nocturnas todavía cobran vida de vez en cuando en desbocados pensamientos recurrentes…
    Saludos

  2. Claro que las recuerdo, aun hoy vuelven ramalazos, y a partir de hoy la noche llega antes… KW

    • Sí, los ramalazos de sombras… Qué bien que ya llegó el otoño y se acabó tanta obscenidad de días soleados y largos, de jeune filles con pantaloncitos cortos…

      Qué ganas tengo de verle, KW. Saludos y besos.

  3. ¡Ups! Saludos (¿o besos?). KW

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: