Hermenéutica

La vida es un texto y no nos cuesta nada reconocer sus recursos expresivos. Porque, quién no ha sufrido los efectos devastadores de algún violento hipérbaton, quién no ha amado y olvidado sinestésicamente, cuántos acontecimientos no se presentan en forma de metáforas, cuántas confusiones metonímicas no nublan nuestro juicio, quién no ha vivido alguna vez sus noches como oscura antítesis de sus días, quién no ha sentido el paso del tiempo como una ensordecedora aliteración y encadenado cada nuevo despertar como un encabalgamiento.

Las revelaciones, por ejemplo, serían fragmentos altamente literarios. Tiendo a pensar que estas tremendas tomas de conciencia en realidad son procesos graduales, pero nosotros -los que llevamos a casi todas partes a nuestro hermeneuta- los epitomizamos para transformalos en materia narrable, en texto: entonces supe. Toda revelación entraña una lectura comprensiva.

Anuncios

2 Responses to Hermenéutica

  1. Berta dice:

    Leer, releer, releer, releer…hasta que en un momento dado todo se ordena en la mente ofreciendo un sentido. Volver sobre el texto con ese afán de comprensión, como interrogándolo. Forzándolo a mostrar la verdad.

  2. Aunque, tratándose de la vida, a veces el sentido sólo está en los ojos del que lee o, ni siquiera eso. La propia metáfora del texto es una construcción que presupone un sentido… Pero en el fondo no es más que eso, una construcción…Gracias por el comentario.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: