Asimilación/resistencia

En el mundo en el que vivimos hay una maquinaria goliatesca que asimila todo lo que se encuentra a su paso: lo engulle y lo devuelve convertido en un bien de consumo. Lo apuntaba Marcuse en El hombre unidimensional: el capitalismo se alimenta de las críticas; las integra y las desactiva, lo que lo convierte en un sistema prácticamente indestructible. Lo que más le gusta a Goliat es asimilar a David; mientras más original sea la resistencia de David más quiere Goliat engullirla, hacerle creer que todavía sigue siendo resistencia, aunque en realidad ya está asimilada, ha dejado de ser David para ser una parte de Goliat, el diverso.

En realidad David tiene mucha suerte porque puede hacer todo lo que quiera, puede incluso intentar resistirse a Goliat.

En el mundo en el que vivimos es casi imposible resistir. Como consecuencia, la resistencia es uno de los fenómenos más originales, efímeros, bellos, nobles y conmovedores que una se puede encontrar. Puede manifestarse de múltiples maneras. Alguna vez toma la forma del arte, aunque el arte, como el medio de expresión de las clases dominantes que mayoritariamente ha sido, suele nacer integrado o ser asimilado rápidamente.

Se trata, más bien, de formas de vida y de actos aislados. Hay formas de resistencia y contenidos de resistencia. Hay también bombas de resistencia, que aúnan forma y contenido. La coherencia es enteramente imposible desde el momento en que nos vestimos por la mañana. La imposibilidad de ser coherentes ha derrotado a muchos resistentes ocasionales brillantes. Otra característica de Goliat es hacer creer a sus partes pseudo-resistentes que no hay manera posible de dejar de ser parte de Goliat.  Por eso, es necesario saber respirar en la incoherencia y la contradicción, sin que ese dolor al final del pecho -cuando la bocanada de aire se vuelve plena- nos paralice de culpabilidad y nos incapacite para la acción.

La resistencia más irreductible es la del pensamiento independiente y creativo. Por sí sola no será suficiente, pero de ella emanan las formas de resistencia, los contenidos de resistencia y las bombas de resistencia. Hay legiones y legiones de individuos que no ejercen esta resistencia irreductible. Ese es el torrente sanguíneo de Goliat.

2 respuestas a Asimilación/resistencia

  1. Le di mil vueltas al comentario que quería hacerte y, al final, me hice un nudo. Pero sí te contesté ese mismo día (?). La lectura temprana de tu texto aquella mañana me llevó a cambiar de planes: ¡me fui a la Asamblea de Tafira! y al día siguiente al Consejo (y raro en mí, incluso hablé). Y ahora estoy atento e intento “saber respirar en la incoherencia y la contradicción” y pienso resistir. Gracias pues,
    Kurt Wello

  2. ¡Gracias a ti, Kurt! A mí la conversación en persona ya me había dejado muy contenta. Con nudos, líos, excesos y omisiones habrá que hacerlo… Para poder mirar a los ojos a nuestros nietos imaginarios.

    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: