Tôkyô boshoku (Crepúsculo en Tokio, 1957)

Crepusculo en Tokio _Ozu 1957

Estación de trenes. En el andén 12 una banda militar toca una música épica y solemne mientras un tren se prepara para la partida. Sentada en su asiento, Kisako se levanta y mira insistentemente por la ventana esperando -aunque es más un deseo que una espera- que su hija Takako, a la que abandonó hace mucho tiempo y ha reencontrado recientemente, vaya a despedirla antes de partir de Tokio. A la luz de los acontecimientos, una reconciliación parece muy improbable. Sin embargo, Ozu prolonga la escena de la espera 4 minutos.

Ozu_Crepusculo en Tokio_1957

Muchas cosas pueden pasar por mi mente de espectadora durante 4 minutos: en mi memoria cinematográfica se despliega el catálogo de despedidas y reconciliaciones en estaciones de trenes o en sus variantes portuarias. Ese catálogo activa inmediatamente la alerta ante los lugares comunes. Me detengo a pensar si quiero que aparezca Tatako o que no lo haga, me da tiempo de analizar por qué prefiero la sobria tristeza de la madre antes que una despedida con el perdón de la hija. Concluyo que la tensión de esta larga escena se sostiene precisamente por la reñida batalla que se libra entre la estética de la contención y la potencialidad de una emoción lacrimógena. Finalmente, regreso al andén 12, me uno a Kisako en su espera solitaria y me contagio de su sensación de derrota con los sonidos que emite el tren justo antes de partir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: