Die Hölle

En esto reside el deleite y la tranquilidad del infierno, en su indescriptibilidad, en su incompatibilidad con el lenguaje (…) Al hablar del infierno, mi buen amigo, hay que contentarse con símbolos, porque en el infierno termina todo, no solo la palabra definidora, sino todo, absolutamente todo. (…) Ni siquiera sabe el lenguaje qué tiempo verbal emplear y se contenta por necesidad con el futuro: “Se aullará y se castañetearán los dientes” (…) El bienestar infernal equivale a un desprecio infinito del infinito sufrimiento, siempre acompañado de gestos burlones y risas estentóreas.

Thomas Mann, Doktor Faustus, 1947.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: