“The Rule” (DTWOF, Alison Bechdel/Liz Wallace)

29 mayo, 2016

“The Rule”, que dio lugar a lo que hoy se conoce como el “Bechdel Test”, salió de una tira cómica que apareció en el año 1985 en la colección DTWOF (Dykes To Watch Out For), de Alison Bechdel. En ella, se formula la regla que se le había ocurrido a  Liz Wallace, amiga de la autora. Dos mujeres se plantean ir al cine y una le explica a la otra que rechaza ver películas en las que no se cumplan tres simples requisitos:

  1. que haya al menos dos personajes femeninos
  2. que hablen entre sí
  3. de algo que no sea un hombre.

Es evidente que la lista de películas que no superan el test es larga, demasiado larga.

 (Oh, qué difícil. Cuán estrechas son las puertas de la corrección.)

The Rule_ Dykes To Watch Out For- Alison Bechdel

Lo primero que tenemos que hacer para entender el verdadero sentido de esta magnífica herramienta es darle la vuelta y cambiar el género en los requisitos, para (naturalmente) encontrar que en la inmensa mayoría de las películas a lo largo de la historia del cine hasta hoy (1) hay al menos dos hombres (2) que hablan entre sí  (3) de algo que no es una mujer. Y entonces se manifiesta diáfanamente que lo que resulta tan raro, rígido y estrecho para aplicar entre mujeres, es lo más natural del mundo entre hombres.

Este excelente detector de ideologías hegemónicas disfrazadas de naturalismo debería aplicarse a cada película, no como limitación ni obligación a la hora de contar una historia, sino como la infalible e irreversible herramienta de análisis que es. Que sigan fabricando las películas que les dé la gana, pero dejemos ya de consumir imaginarios construidos como si fueran la cosa más natural del mundo. Basta.

Anuncios

Ernst Toller, 1933

21 octubre, 2015

Wo seid ihr, meine Kameraden in Deutschland?
Ich sehe die Tausende, die den Verlust der Freiheit, die Brandmarkung des Geistes lärmend und festlich feiern.
Die Tausende, die betrogen und getäuscht, in Wahrhaftigkeit glauben, das Reich der Gerechtigkeit auf Erden sei nahe.
Die Tausende, die sich sehnen, der geopferten Jugend Deutschlands in Flandern es gleichzutun und jubelnd und singend in den Tod zu marschieren.
Wo seid ihr, meine Kameraden?
Ich sehe euch nicht, und doch weiß ich, ihr lebt. Im Weltkrieg war ein Mann, unter Millionen ein Mann, die Stimme der Wahrheit und des Friedens, und das Grab des Zuchthauses konnte die Stimme Karl Liebknechts nicht ersticken.
Heute seid ihr seine Erben.
Ihr habt die Furcht überwunden, die den Menschen demütigt und erniedert. In stiller unermüdlicher Arbeit achtet ihr nicht Verfolgung und Mißhandlung, Gefängnis und Tod.
Morgen werdet ihr Deutschland sein.


(¿Dónde estáis, camaradas míos en Alemania?
Veo a miles que celebran, con ruido y ceremonia, la pérdida de la libertad, estigma del espíritu.
A miles que, engañados y confundidos, creen verdaderamente que el Imperio de la justicia sobre la tierra está próximo.
A miles que, cantando y gritando de júbilo, anhelan desfilar hacia la muerte emulando a la juventud alemana sacrificada en Flandes.
¿Dónde estáis, camaradas míos?
No os veo; y sin embargo, sé que estáis vivos. En la Guerra Mundial hubo un hombre, uno entre millones, voz de la verdad y de la paz. Ni la tumba del presidio consiguió acallar la voz de Karl Liebknecht.
Vosotros sois hoy sus herederos.
Habéis superado el miedo que humilla y degrada a los seres humanos. Trabajáis silenciosa e incansablemente sin prestar atención a la persecución ni al maltrato, a la prisión ni a la muerte.
Mañana vosotros seréis Alemania.)

Eine Jugend in Deutschland, 1933.
Trad. caminosdispersos


Ernst Toller sobre la guerra

17 octubre, 2015

Otto Dix_Sturmtruppe geht unter Gas vor

Dreizehn Monate bleibe ich an der Front, die großen Empfindungen werden stumpf, die großen Worte klein, Krieg wird zum Alltag, Frontdienst zum Tagwerk, Helden werden Opfer, Freiwillige Gekettete, das Leben ist eine Hölle, der Tod eine Bagatelle, wir alle sind Schrauben einer Maschine, die vorwärts sich wälzt, keiner weiß, wohin, die zurück sich wälzt, keiner weiß, warum (…) Der Sinn ist abhandengekommen, was brannte, ist verschlackt, der Schmerz ausgelaugt, der Boden, aus dem Tat und Einsatz wuchsen, eine öde Wüste.

Otto Dix - Transporte de heridos en el bosque de Houthulster

(Llevo trece meses en el frente. Las grandes emociones se vuelven huecas; las grandes palabras se vuelven pequeñas; la guerra deviene cotidianeidad; el servicio en el frente, trabajo diario. Los héroes se tornan víctimas; los voluntarios, encadenados; la vida es un infierno; la muerte, una bagatela; somos todos piezas de una maquinaria que rueda hacia delante, nadie sabe adónde, que rueda hacia atrás, nadie sabe por qué (…) Se ha perdido el sentido de todo esto; lo que una vez ardió ha quedado devastatado, el dolor se ha agotado; el suelo sobre el que se sostenían acción y dedicación, ahora es un desierto baldío.)

Ernst Toller: Eine Jugend in Deutschland, 1933


Snowpiercer (2013) – Joon-ho Bong

20 abril, 2014

Snowpiercer 2013 Joon-ho Bong

Vista de manera aislada, esta mujer parece inofensiva. Probablemente en su agradable cotidianeidad se siente en paz con el mundo, se considera buena persona, incapaz de hacerle daño a nadie con su espíritu cultivado y noble. Sus lecturas son exquisitas, su comprensión de los clásicos es profunda y su alimentación, deliberadamente frugal.

Snowpiercer 2013 Joon-ho Bong

Desconocemos si en realidad ella es consciente de que, en el gran esquema de las cosas, su simple ocupación del espacio es criminal y su modo de vida, repugnante.


La celda

7 diciembre, 2013

Mandela's Prison Cell


Se questo é un uomo

1 julio, 2013

Y no creáis que los zapatos, en la vida del Lager, son un factor sin importancia. La muerte empieza por los zapatos: se han convertido, para la mayoría de nosotros en auténticos instrumentos de tortura que, después de las largas horas de marcha, ocasionan dolorosas heridas las cuales fatalmente se infectan. Quien las padece está obligado a andar como si tuviese una bala en el pie (y he aquí por qué andan tan extrañamente los ejércitos de larvas que cada noche vuelven desfilando); llega a todas partes el último y por todas partes recibe golpes; no puede huir si lo persiguen; se le hinchan los pies, y cuanto más se le hinchan más insoportable le resulta el roce con la madera y la tela de los zapatos. Entonces lo único que le queda es el hospital: pero entrar en el hospital con el diagnóstico de dicke Füsse (pies hinchados) es extraordinariamente peligroso, porque es bien sabido por todos, y especialmente por los SS, que de este mal aquí es imposible curarse.

Primo Levi, Si esto es un hombre, 1945-47.


Jinetes (Durero y Murnau)

31 marzo, 2013

Durero Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis detalle 1497-1498

Murnau Faust 1926